En una era donde la agilidad y la adaptabilidad son más que palabras de moda, los gerentes de proyectos se encuentran haciendo malabarismos con múltiples proyectos. Gestionarlos en paralelo es una tarea compleja que exige una comprensión matizada y un enfoque disciplinado. Esta guía completa tiene como objetivo equiparlo con estrategias refinadas, herramientas de vanguardia y estudios de casos ilustrativos de cómo gestionar proyectos.

Piedras angulares ampliadas de la gestión de proyectos múltiples

Fundamentos filosóficos de la gestión de proyectos

Si bien las dimensiones operativas de la gestión de proyectos a menudo son el centro de atención, los fundamentos filosóficos proporcionan la brújula para navegar las complejidades involucradas. En esencia, esta filosofía es tripartita.

  • Alineación estratégica: No basta con alinear los proyectos con los objetivos de negocio; también debe hacerse de forma dinámica. Los objetivos pueden cambiar a mitad de camino y la alineación debe reevaluarse utilizando marcos de decisión como el Cuadro de Mando Integral. Las métricas no solo deben centrarse en el “Triángulo de Hierro” (alcance, tiempo, costo), sino que también deben incluir KPI cualitativos como la satisfacción del cliente o la moral del equipo.
  • Eficiencia de recursos: Más allá de las palabras de moda de lean y agile, este componente hace hincapié en la eficiencia cognitiva, enfatizando la importancia de evitar la fatiga por tomar decisiones, los sesgos cognitivos y las vías de comunicación ineficientes.
  • Participación de los Interesados: No se trata sólo de mantener informadas a las partes interesadas sino de involucrarlas activamente en el proceso de toma de decisiones. Se pueden emplear técnicas como el Método Delphi o la Técnica de Grupo Nominal para sintetizar las diversas perspectivas de las partes interesadas.

Paradigma de complejidad estructurada

En la gestión de proyectos tradicional, a menudo predomina una visión lineal o determinista. Sin embargo, cuando se gestionan múltiples proyectos, se entra en un ámbito que a menudo se denomina “complejidad estructurada”.

  • Dependencias entre proyectos: Estas no son sólo dependencias en la asignación de recursos, sino que se extienden a dependencias de resultados. Por ejemplo, la finalización exitosa de un proyecto puede desbloquear el presupuesto para otro. La Matriz de estructura de dependencia (DSM) es una herramienta que puede ofrecer información valiosa en este sentido.
  • Capacidades de recursos variables: A diferencia de los proyectos individuales, donde los recursos se pueden delimitar, los proyectos múltiples deben lidiar con capacidades de recursos fluctuantes. Se pueden emplear técnicas como la suavización y nivelación de recursos, pero deben integrarse en un modelo estocástico más complejo para tener en cuenta la variabilidad.
  • Necesidades dinámicas de las partes interesadas: Si bien un proyecto se define por su alcance, varios proyectos en paralelo enfrentan un alcance en constante cambio debido a las diversas demandas de las partes interesadas. La teoría de las opciones reales se puede aplicar para mantener las opciones abiertas el mayor tiempo posible, sin comprometerse con un camino fijo.

Estrategias avanzadas ampliadas para gestionar múltiples proyectos

Gestión de la cartera: Más allá de la priorización con la jerarquía del propósito

Los métodos tradicionales de priorización a menudo se quedan cortos cuando se manejan múltiples proyectos. Aquí es donde entra en juego la Jerarquía del Propósito. Desarrollado por Antonio Nieto-Rodríguez, este marco enfatiza que el propósito no es monolítico sino que existe en diferentes niveles:

  • Propósito existencial: En el nivel superior, esto se refiere a la misión y visión de la organización. Cada proyecto del portafolio debe contribuir al cumplimiento de este propósito existencial.
  • Propósito Estratégico: Aquí es donde entran el Cuadro de Mando Integral y otros marcos de decisión. Los proyectos deben alinearse con los objetivos estratégicos inmediatos de la organización.
  • Propósito táctico: Se relaciona con las metas anuales y las metas trimestrales. Los proyectos emprendidos deberían tener un impacto mensurable en estos hitos a corto plazo.
  • Propósito operativo: En la base de la jerarquía, los proyectos deben conducir a mejoras operativas, ya sea en eficiencia, eficacia o calidad.

Utilizando la Jerarquía de Propósito como lente, el Proceso de Jerarquía Analítica (AHP) se puede adaptar no solo para considerar factores tradicionales como el ROI y los plazos, sino también cómo cada proyecto se alinea con cada nivel de propósito.

Asignación heurística de recursos: sinergia con la jerarquía del propósito

En entornos de múltiples proyectos, los métodos heurísticos como la Gestión de Proyectos de Cadena Crítica (CCPM) pueden ser significativamente más eficientes. La integración de la Jerarquía de Propósito aquí garantiza que la asignación de recursos no se trate solo de cumplir con los cronogramas sino también de servir al propósito organizacional más amplio en varios niveles. Por ejemplo, asignar recursos críticos a proyectos que se alineen con propósitos existenciales o estratégicos puede tener prioridad sobre otros.

Monitoreo en tiempo real con análisis predictivo: métricas alineadas con un propósito

Los KPI estándar le dicen "qué" pero no "por qué". Aumentar el análisis predictivo con la Jerarquía de Propósito le permite realizar un seguimiento no solo del progreso sino también de la alineación del propósito de cada proyecto en tiempo real. Esta visión multidimensional permite ajustes más matizados y acciones preventivas más estratégicas.

La incorporación de su Jerarquía de Propósito en estrategias avanzadas proporciona un enfoque más holístico y orientado a un propósito para gestionar múltiples proyectos. Esta inclusión garantiza que la gestión de proyectos no se convierta en un mero ejercicio mecánico, sino que resuene con los objetivos más profundos de la organización en varios niveles.

Herramientas de próxima generación para la gestión de múltiples proyectos

Hiperautomatización en la gestión de proyectos

  • Wrike: Equipado con automatización del flujo de trabajo y análisis integrados.
  • Alineación de Jira: Diseñado para escalar prácticas ágiles en toda la empresa.

Colaboración redefinida

  • torcedura: Es un enfoque más silencioso para la comunicación en equipo, diseñado para reducir el ruido y concentrarse en las tareas en cuestión.
  • PARED: Proporciona espacios de trabajo digitales para la colaboración visual, lo que permite la innovación y el pensamiento de diseño.

Sistemas de apoyo a la toma de decisiones impulsados ​​por IA

Las herramientas de gestión de proyectos basadas en inteligencia artificial, como Clarizen, aprovechan los algoritmos de aprendizaje automático para ofrecer información procesable y predicción de riesgos.

Estudios de caso: un estudio de excelencia

Proyecto Starlink de SpaceX

Al gestionar múltiples lanzamientos, despliegues de satélites y configuraciones de estaciones terrestres, SpaceX demuestra cómo gestionar de manera eficiente una cartera de proyectos interrelacionados. Aprovechan un paquete de software interno para simular y realizar un seguimiento de varios escenarios de proyectos en tiempo real.

Transformación del transporte público de Singapur

La Autoridad de Transporte Terrestre de Singapur emprendió una iniciativa de varios proyectos y varios años de duración para renovar la infraestructura del transporte público. A través de la secuenciación estratégica de proyectos y grupos de recursos compartidos, han establecido un estándar global para proyectos de movilidad urbana.

Perlas de sabiduría: consejos profesionales

La virtud de los 'bucles de aprendizaje'

Aproveche las retrospectivas no solo dentro de los proyectos sino entre proyectos. Utilice herramientas de análisis de sentimientos impulsadas por IA para medir la moral del equipo y la satisfacción de las partes interesadas.

Crowdsourcing e innovación abierta

Participe con plataformas como InnoCentive para la resolución de problemas y la innovación aprovechando un grupo de talentos global.

Sinceridad radical: una revolución de retroalimentación

Promover una cultura de "franqueza radical" donde la retroalimentación sea directa, respetuosa y dirigida a una mejora integral.

Cursos en Línea

En conclusión

Dominar las complejidades de gestionar múltiples proyectos no es sólo una habilidad sino una forma de arte que evoluciona con la experiencia, el pensamiento estratégico y el apalancamiento tecnológico adecuado. Es un viaje de crecimiento continuo, y tu adaptabilidad es la brújula que te guía a través del panorama en constante cambio para mejorar. cómo gestionar proyectos.

Referencias

Cuadro de Mando Integral: Enlace
Jerarquía de propósito: Antonio Nieto-Rodríguez, Harvard Business Review
Proceso de jerarquía analítica: Enlace
Gestión de Proyectos de Cadena Crítica: Enlace
escribir: Enlace del producto
Alineación de Jira: Enlace del producto
Giro: Enlace del producto
MURAL: Enlace del producto
Clarizén: Enlace del producto
InnoCentivo: Enlace de plataforma
Enlace espacial SpaceX: Enlace
Transporte público de Singapur: Enlace

Ver más en Linkedin

Suscríbete en LinkedIn

¡Comparte este artículo!

Gestión de Proyectos HBR
Manual de gestión de proyectos HBR

El manual básico que necesita para lanzar, liderar y patrocinar proyectos exitosos.

por Antonio Nieto Rodríguez

Únase a más de 60,000 XNUMX suscriptores para mantenerse al día con las últimas tendencias y mejores prácticas en gestión de proyectos e implementación de estrategias.

Categorías

Deja un comentario